En medio de los peligros de estos últimos días, la única seguridad para la juventud está en la vigilancia y la oración siempre crecientes. El joven que halla su gozo en leer la Palabra de Dios y en la hora de la oración, será constantemente refrescado por los sorbos de la fuente de la vida. Logrará una altura de excelencia moral y una amplitud de pensamiento que otros no pueden concebir. La comunión con Dios estimula los buenos pensamientos, las aspiraciones nobles, la percepción clara de la verdad y los elevados propósitos de acción. Los que así se ponen en comunión con Dios, son reconocidos por él como sus hijos e hijas. Se elevan constantemente obteniendo más claros conceptos de Dios y de la eternidad, hasta que el Señor hace de ellos conductos de luz y de sabiduría para el mundo.
LA ORACIÓN DA PODER La fuerza adquirida por la oración a Dios nos preparará para nuestros deberes cotidianos. Las tentaciones a que estamos diariamente expuestos hacen de la oración una necesidad. A fin de ser mantenidos por el poder de Dios mediante la fe, los deseos de la mente debieran ascender continuamente en oración silenciosa. Cuando estamos rodeados por influencias destinadas a apartarnos de Dios, nuestras peticiones de ayuda y fuerza deben ser incansables. A menos que así sea, nunca tendremos éxito en quebrantar el orgullo y en vencer el poder que nos tienta a cometer excesos pecaminosos que nos apartan del Salvador. La luz de la verdad que santifica la vida, descubrirá al que la recibe las pasiones pecaminosas de su corazón que se esfuerzan por tener el señorío y que hacen necesario tener todo nervio en tensión y ejercitar todas las facultades para resistir a Satanás y vencer por los méritos de Cristo (Youth''s Instructor, agosto 18, 1898) MENSAJES PARA LOS JOVENES Cap. 77
Los cristianos debieran... cultivar amor por la meditación, y atesorar el espíritu de devoción. Muchos parecieran tener repugnancia por los momentos dedicados a la meditación, como si la investigación de las Escrituras y la oración fueran tiempo perdido. Yo quisiera que todos vosotros vierais estas cosas en la luz en que Dios quiere que las veáis, porque entonces haríais del reino de los cielos lo más importante. El mantener el corazón en el cielo dará vigor a todas vuestras facultades, y pondrá vida en todos vuestros deberes. El disciplinar la mente para que se espacie en las cosas celestiales pondrá vida y fervor en todo vuestro comportamiento. Que todo el que desee participar de la naturaleza divina aprecie el hecho de que debe huir de la corrupción que está en este mundo a través de la concupiscencia. Debe haber una lucha del alma, constante y ferviente, contra los malos pensamientos. Debe haber una resistencia decidida contra la tentación a pecar en pensamiento o acto. El alma debe mantenerse libre de toda mancha, por fe en Aquel que es capaz de guardaros sin caída. Debemos meditar en las Escrituras, pensando con sobriedad y candidez en las cosas que se refieren a nuestra eterna salvación. La infinita misericordia y el amor de Jesús, el sacrificio hecho en vuestro favor, requieren la más seria y solemne reflexión. Debiéramos espaciarnos en el carácter de nuestro querido redentor e Intercesor. Debemos tratar de comprender el significado del plan de salvación. Debemos meditar sobre la misión de Aquel que vino a salvar a su pueblo de sus pecados. Al contemplar constantemente los temas celestiales, nuestra fe y amor se fortalecerán. Nuestras oraciones serán más y más aceptables para Dios, porque estarán más y más mezcladas con fe y amor. Serán más inteligentes y fervientes.
"Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra." (Sal. 46: 10.)
Cuando la mente está llena de este modo... el creyente en Cristo será capaz de sacar sus tesoros del almacén del corazón. La mente que se explaya mucho en la voluntad de Dios revelada al hombre se fortalecerá en la verdad. Los que leen y estudian con un profundo deseo de recibir luz divina, sean ministros o no, encontrarán en las Escrituras una belleza y una armonía que cautivarán su atención, elevarán sus pensamientos y les proporcionarán una inspiración y una energía de argumento que resultarán ser poderosos para convencer y convertir a las almas. . . El salmista declara acerca del hombre recto: "En la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche" . Al referirse a su propia experiencia, exclama: "¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación" (Sal. 119: 97). "Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus mandatos" (vers. 148). . .
"Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche."  Sal. 1: 2. 
Email: info@cristovienepronto.org
CRISTO VIENE PRONTO MINISTRIES
Copyright © 2007. All Rights Reserved.
Hay tres aspectos que consideramos necesarios para garantizar nuestro crecimiento espiritual  y estos son: 

ASPECTOS QUE GARANTIZAN EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL

LA ORACION LA LLAVE DE ACCESO AL CIELO

3. La Meditación Meditar es Jesús ha de ser mi afán, Me amó siendo yo un pecador, Él ganó para mí la diadema celestial En la cruz, do mostróme su amor. Ven, ven, buen Jesús Mora en mi corazón, Lléname de santidad   Pues contigo deseo andar Letras del Himno:  “Meditar en Jesús”  (Himnario SDA)                          Tenemos que aprender a Meditar, ya compartiremos  lo que la meditacion puede hacer en nuestra vida vida.
Cómo se debe estudiar la Bibllia? Ellen White proporcionó varias  sugerencias en cuanto a la forma de estudiar la verdad: Debemos invitar al Espíritu Santo para que nos ayude en nuestro estudio.  Tenemos que estar dispuestos a obedecer la verdad. Hay que tener la mente abierta, y estar dispuestos incluso a renunciar nuestras opiniones previamente sostenidas. Debemos  esperar o prever el descubrimiento de  nuevas verdades. Debemos esperar "nueva Luz" que armonice con la verdad anterior.  La interpretación puede ser errónea  si va acompañada con un espíritu no cristiano.
2. El Estudio de la Palabra de Dios  -   Estudia su Biblia cada día o hay otras cosas que tiene más importancia en su vida. Si Usted no conoce el contenido de su Biblia, entonces: Como espera que Dios conteste sus oraciones porque La Biblia es pa Palabra de Dios. Le sugerimos que forme el habito de estudiar su Biblia cada día, si desea saber lo que Dios quiere decirle y no se olvide de memorizar por lo menos un versículo. Comienze por lo menos con uno cada semana.
1. La Oración                              Conversa con su Padre Celestial? Cuanto tiempo pasa en oración? Es Jesús su mejor amigo?, entonces le consulta todo lo que hace cada instante? Dificilmente puede considerar una persona espiritual si no tiene comunión constante con nuestro Dios. Posiblemente podría considerarse una persona religiosa, pero eso no siempre lo va a conviertir en una persona espiritual.
La gente necesita oír las buenas nuevas de la salvación por la fe en Cristo, y por esfuerzos fervientes y fieles se le ha de dar el mensaje. Se ha de buscar a las almas, orar y trabajar por ellas. Deben hacerse fervientes llamados, y elevarse ardientes oraciones. Nuestras oraciones tibias y sin vida deben ser cambiadas en oraciones de intenso fervor. { OE 151.2; GW.144.1 }
MENU DE ACCESO

Las oraciones formales, en tono de sermón, no son necesarias

ni oportunas en público. Una oración corta, ofrecida con fervor

y fe, enternecerá los corazones de los oyentes; pero durante

las oraciones largas, esperan con impaciencia, como deseosos

de que cada palabra la acabe. Si el predicador que hace tal

oración hubiese luchado con Dios en su gabinete secreto hasta

sentir que su fe podía apropiarse la promesa: “Pedid, y se os

dara,” llegaría en seguida al punto en su reunión pública,

pidiendo con fervor y fe gracia para sí y para sus oyentes.        

{ OE 188.3; GW.179.2 }

LA ORACIÓN ES NUESTRA FORTALEZA 

Pero la oración no es entendida como se debiera. Nuestras oraciones no han de informar a Dios de algo que él no sabe. El Señor está al tanto de los secretos de cada alma. Nuestras oraciones no tienen por qué ser largas ni decirse en voz alta. Dios lee los pensamientos ocultos. Podemos orar en secreto, y el que ve en secreto oirá y nos recompensará en público. Las oraciones dirigidas a Dios para contarle todas nuestras desgracias cuando en realidad no nos sentimos desgraciados, son oraciones hipócritas. Dios tiene en cuenta el corazón contrito. "Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados". Isa. 57: 15. (Nota: Isa. 57: 15.*)  La oración no tiene por objeto obrar un cambio en Dios; nos pone a nosotros en armonía con Dios. No reemplaza al deber. Dios nunca aceptará en lugar del diezmo la oración hecha con frecuencia y fervor. La oración no pagará nuestras deudas a Dios. .
CÓMO ORAR

MEDITEMOS EN DIOS 

En medio de los peligros de estos últimos días, la única seguridad para la juventud está en la vigilancia y la oración siempre crecientes. El joven que halla su gozo en leer la Palabra de Dios y en la hora de la oración, será constantemente refrescado por los sorbos de la fuente de la vida. Logrará una altura de excelencia moral y una amplitud de pensamiento que otros no pueden concebir. La comunión con Dios estimula los buenos pensamientos, las aspiraciones nobles, la percepción clara de la verdad y los elevados propósitos de acción. Los que así se ponen en comunión con Dios, son reconocidos por él como sus hijos e hijas. Se elevan constantemente obteniendo más claros conceptos de Dios y de la eternidad, hasta que el Señor hace de ellos conductos de luz y de sabiduría para el mundo.
LA ORACIÓN DA PODER La fuerza adquirida por la oración a Dios nos preparará para nuestros deberes cotidianos. Las tentaciones a que estamos diariamente expuestos hacen de la oración una necesidad. A fin de ser mantenidos por el poder de Dios mediante la fe, los deseos de la mente debieran ascender continuamente en oración silenciosa. Cuando estamos rodeados por influencias destinadas a apartarnos de Dios, nuestras peticiones de ayuda y fuerza deben ser incansables. A menos que así sea, nunca tendremos éxito en quebrantar el orgullo y en vencer el poder que nos tienta a cometer excesos pecaminosos que nos apartan del Salvador. La luz de la verdad que santifica la vida, descubrirá al que la recibe las pasiones pecaminosas de su corazón que se esfuerzan por tener el señorío y que hacen necesario tener todo nervio en tensión y ejercitar todas las facultades para resistir a Satanás y vencer por los méritos de Cristo (Youth''s Instructor, agosto 18, 1898) MENSAJES PARA LOS JOVENES Cap. 77
Los cristianos debieran... cultivar amor por la meditación, y atesorar el espíritu de devoción. Muchos parecieran tener repugnancia por los momentos dedicados a la meditación, como si la investigación de las Escrituras y la oración fueran tiempo perdido. Yo quisiera que todos vosotros vierais estas cosas en la luz en que Dios quiere que las veáis, porque entonces haríais del reino de los cielos lo más importante. El mantener el corazón en el cielo dará vigor a todas vuestras facultades, y pondrá vida en todos vuestros deberes. El disciplinar la mente para que se espacie en las cosas celestiales pondrá vida y fervor en todo vuestro comportamiento. Que todo el que desee participar de la naturaleza divina aprecie el hecho de que debe huir de la corrupción que está en este mundo a través de la concupiscencia. Debe haber una lucha del alma, constante y ferviente, contra los malos pensamientos. Debe haber una resistencia decidida contra la tentación a pecar en pensamiento o acto. El alma debe mantenerse libre de toda mancha, por fe en Aquel que es capaz de guardaros sin caída. Debemos meditar en las Escrituras, pensando con sobriedad y candidez en las cosas que se refieren a nuestra eterna salvación. La infinita misericordia y el amor de Jesús, el sacrificio hecho en vuestro favor, requieren la más seria y solemne reflexión. Debiéramos espaciarnos en el carácter de nuestro querido redentor e Intercesor. Debemos tratar de comprender el significado del plan de salvación. Debemos meditar sobre la misión de Aquel que vino a salvar a su pueblo de sus pecados. Al contemplar constantemente los temas celestiales, nuestra fe y amor se fortalecerán. Nuestras oraciones serán más y más aceptables para Dios, porque estarán más y más mezcladas con fe y amor. Serán más inteligentes y fervientes.
"Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra." (Sal. 46: 10.)
Cuando la mente está llena de este modo... el creyente en Cristo será capaz de sacar sus tesoros del almacén del corazón. La mente que se explaya mucho en la voluntad de Dios revelada al hombre se fortalecerá en la verdad. Los que leen y estudian con un profundo deseo de recibir luz divina, sean ministros o no, encontrarán en las Escrituras una belleza y una armonía que cautivarán su atención, elevarán sus pensamientos y les proporcionarán una inspiración y una energía de argumento que resultarán ser poderosos para convencer y convertir a las almas. . . El salmista declara acerca del hombre recto: "En la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche" . Al referirse a su propia experiencia, exclama: "¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación" (Sal. 119: 97). "Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus mandatos" (vers. 148). . .
"Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche." Sal. 1: 2. 
Email: info@cristovienepronto.org
CRISTO VIENE PRONTO MINISTRIES
Copyright © 2007. All Rights Reserved.
Hay tres aspectos que consideramos necesarios para garantizar nuestro crecimiento espiritual  y estos son: 

ASPECTOS QUE GARANTIZAN EL

CRECIMIENTO ESPIRITUAL

LA ORACION LA LLAVE DE ACCESO

AL CIELO

3. La Meditación Meditar es Jesús ha de ser mi afán, Me amó siendo yo un pecador, Él ganó para mí la diadema celestial En la cruz, do mostróme su amor. Ven, ven, buen Jesús Mora en mi corazón, Lléname de santidad   Pues contigo deseo andar Letras del Himno:  “Meditar en Jesús”  (Himnario SDA)                          Tenemos que aprender a Meditar, ya compartiremos  lo que la meditacion puede hacer en nuestra vida vida.
Cómo se debe estudiar la Bibllia? Ellen White proporcionó varias sugerencias en cuanto a la forma de estudiar la verdad: Debemos invitar al Espíritu Santo para que nos ayude en nuestro estudio.  Tenemos que estar dispuestos a obedecer la verdad. Hay que tener la mente abierta, y estar dispuestos incluso  a renunciar nuestras opiniones previamente sostenidas. Debemos  esperar o prever el descubrimiento de  nuevas verdades. Debemos esperar "nueva Luz" que armonice con la verdad  anterior.  La interpretación puede ser errónea si va acompañada  con un espíritu no cristiano.
2. El Estudio de la Palabra de Dios  -   Estudia su Biblia cada día o hay otras cosas que tiene más importancia en su vida. Si Usted no conoce el contenido de su Biblia, entonces: Como espera que Dios conteste sus oraciones porque La Biblia es pa Palabra de Dios. Le sugerimos que forme el habito de estudiar su Biblia cada día, si desea saber lo que Dios quiere decirle y no se olvide de memorizar por lo menos un versículo. Comienze por lo menos con uno cada semana.
1. La Oración                              Conversa con su Padre Celestial? Cuanto tiempo pasa en oración? Es Jesús su mejor amigo?, entonces le consulta todo lo que hace cada instante? Dificilmente puede considerar una persona espiritual si no tiene comunión constante con nuestro Dios. Posiblemente podría considerarse una persona religiosa, pero eso no siempre lo va a conviertir en una persona espiritual.
La gente necesita oír las buenas nuevas de la salvación por la fe en Cristo, y por esfuerzos fervientes y fieles se le ha de dar el mensaje. Se ha de buscar a las almas, orar y trabajar por ellas. Deben hacerse fervientes llamados, y elevarse ardientes oraciones. Nuestras oraciones tibias y sin vida deben ser cambiadas en oraciones de intenso fervor. { OE 151.2; GW.144.1 }
MENU DE ACCESO

Las oraciones formales, en tono de sermón,

no son necesarias ni oportunas en público.

Una oración corta, ofrecida con fervor y fe,

enternecerá los corazones de los oyentes;

pero durante las oraciones largas, esperan

con impaciencia, como deseosos de que

cada palabra la acabe. Si el predicador que

hace tal oración hubiese luchado con Dios

en su gabinete secreto hasta sentir que su

fe podía apropiarse la promesa: “Pedid, y

se os dara,” llegaría en seguida al punto en

su reunión pública, pidiendo con fervor y fe

gracia para sí y para sus oyentes.         { OE

188.3; GW.179.2 }

LA ORACIÓN ES NUESTRA

FORTALEZA 

Pero la oración no es entendida como se debiera. Nuestras oraciones no han de informar a Dios de algo que él no sabe. El Señor está al tanto de los secretos de cada alma. Nuestras oraciones no tienen por qué ser largas ni decirse en voz alta. Dios lee los pensamientos ocultos. Podemos orar en secreto, y el que ve en secreto oirá y nos recompensará en público. Las oraciones dirigidas a Dios para contarle todas nuestras desgracias cuando en realidad no nos sentimos desgraciados, son oraciones hipócritas. Dios tiene en cuenta el corazón contrito. "Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados". Isa. 57: 15. (Nota: Isa. 57: 15.*)  La oración no tiene por objeto obrar un cambio en Dios; nos pone a nosotros en armonía con Dios. No reemplaza al deber. Dios nunca aceptará en lugar del diezmo la oración hecha con frecuencia y fervor. La oración no pagará nuestras deudas a Dios. .
CÓMO ORAR

MEDITEMOS EN DIOS